Nébula Rol

Como trabajo las historias (I)

Las personas que jugamos a rol tenemos una gran imaginación que nos permite ponernos en la piel de cientos de personajes y/o pergeñar emocionantes propuestas de aventuras que la mesa termina por conformar. Intentar aportar algo ante un público tan autosuficiente está a la altura de una minoría y yo no formo parte de ella.

En varias ocasiones me han pedido ayuda para mostrar un método o un camino, la última este viernes. Pedí el número de teléfono a la persona que acudió a mi y estuvimos charlando un rato.

Soy incapaz de analizar lo que hago cuando dirijo una partida o entender por qué lo hago. No entiendo de teoría y no me preocupa "mejorar". Llegar más lejos no puede motivar a quien no sabe donde se encuentra.

edge


Pero lo que si puedo hacer es contar lo que hago para crear mis aventuras, tan buenas como las vuestras, tan malas como las vuestras, pues crearlas es algo que se hacer y que puedo contar. Quizá a alguien le sirva.

Mis ideas surgen en momentos de soledad y tranquilidad; una ducha, un desayuno adormilado, momentos de insomnio… Los aprovecho y los registro, esa es la clave, mi clave, para conseguir algo que me deje satisfecho.

A veces me digo, voy a hacer una aventura en el desierto, en la selva, en una ciudad… En ocasiones pienso, voy a montar una misión de rescate o una huida… Y de vez en cuando, todo comienza con una escena (que no tiene por qué ser la inicial o la final) como "comienzan frente a una puerta oscura con un extraño símbolo apenas perceptible, y cuando golpeen la madera para llamar cambio de escena para contar a los jugadores que están en una posada y que alguien reclama más bebida golpeando la mesa…"

edge


A partir de ahí, aprovecho cada momento solitario para pensar en lo que tengo. Lo traigo a mi cabeza y poco a poco aparecen ideas. Si no puedo dormir, y se me ocurre algo, lo registro. Si en plena ducha, tengo una idea que me mola, en cuanto salgo la registro.

Una de las cosas que hago, cuando el clima lo permite, es comer en 15 minutos (me llevo la comida de casa) y pasear los 45 minutos restantes "pensando" en la aventura. Me sirve para desconectar del trabajo y son momentos muy productivos en los que surgen grandes ideas.

Para registrar esas ideas, uso el móvil. Me pongo a dictar lo que se me ocurre y lo dejo grabado. Lo que sea. Incluso si es contradictorio con lo anterior o si es una versión modificada de algo ya existente. Ya llegará el momento de trabajarlo después.

(ContinuaráWinking

blog comments powered by Disqus